jueves, octubre 28

.

Lo primero que hizo mi padre fue llamarme Eugenio. A partir de allí, todo lo que siguió no podía no estar destinado a la más completa desgracia.