martes, noviembre 29

leyendo polaroid

hoy en el colectivo a una mujer se le caían las bolsas de las compras y yo, que iba leyendo poesía quise dar cuenta de mi alma sensible y le hice espacio. ella quiso dar cuenta de su alma sensible y agradecida y frunció los ojos a mi libro no queriendo callar su alegría. dijo que en su época (su época, digo yo, son todas, también esta) ella declamaba. declamar ha pasado a ser una mala palabra: no se puede decir que uno declama en ciertos ámbitos, porque no se adecua al contexto, porque es como estar diciendo una barbaridá. pero su orgullo y su envidia y su fascinación por ver a alguien leyendo en el colectivo le quitan el mote a la declamación y dejan sólo esa fascinación por la poesía. y yo pensaba: "qué maravilla, alguien leyendo poesía en el colectivo" y "qué maravilla, gente hablando de poesía en el colectivo"
yo digo que la gente debiera escribir, toda, toda la que sienta el deseo de hacerlo, claro. toda, incluso la que escribe como arjona, incluso la que pienso que escribe horrible porque escribe como arjona, incluso esa y toda.

4 comentarios:

Pablo Gungolo dijo...

Manuela: he visitado varias veces este párrafo, pero nunca supe que escribir(te), esa es la mismísima verdad.

Quise opinar sobre Ricardo, pero
deviene en abstracto.

Agradezco que hayas leído el libro en un medio de transporte. mis cariños, luego leeré lo nuevo escrito.

manuela lc dijo...

y claro, qué vas a decir, si de polaroid no dice nada. lo que quería decir de polaroid fue desplazado por esta anécdota que salió y lo perdí para siempre.
el colectivo, no cualquier medio de transporte, es el lugar ideal para la lectura de poesía. ahí todo fluye, las calles, la luz, la gente. como en la poesía.

Pablo Gungolo dijo...

quizás diga mucho, es el bioma mientras leías el libro, eso es lo que aprecio, y si, el colectivo seguramente sea el medio de transporte para leer poesías, ojo que el tren tiene una pausa para mí más bella, en su sonido y andar. Pero son gustos…. Saludos.

Pablo Gungolo dijo...

quizás diga mucho, es el bioma mientras leías el libro, eso es lo que aprecio, y si, el colectivo seguramente sea el medio de transporte para leer poesías, ojo que el tren tiene una pausa para mí más bella, en su sonido y andar. Pero son gustos…. Saludos.