viernes, enero 14

Sindrome 1

Siempre he querido hacer algo fascinante con mi vida    en realidad hacer algo fascinante es algo que me interesa poco   lo que siempre he quiero es más bien hacer algo por lo que me admiren     ni siquiera que me admiren    algo por lo que me saluden en la calle   como le pasa a esos fotógrafos, a los que todo el mundo saluda como si fueran estrellas de cine como si las estrellas de cine fueran dios y los flashes el puto satori      eso y que finalmente dejen de hablar así de mí     algo que finalmente me justifique ante ellos     para que ya no puedan hablar de mi    para que ya no hagan esos comentarios     sé que los hacen   cuando voy al baño por ejemplo    los hacen, los hacen todo el tiempo   encima yo voy al baño todo el tiempo    unas vez que empiezo a ir no paro más       la vegija de paredes finas creo     pero cuando yo vuelvo ya están con otro tema    o hacen caritas cuando estoy de espaldas    si por lo menos fuera esquizofrénica tendría alguien con quien hablar de estas cosas     qué cagada    cómo sé que los hacen, es obvio, qué van a decir,  horrible que sientan pena por uno     y encima se toman el trabajo de no hacer comentarios de otros cuando yo estoy, claro, y de esa forma piensan que no me doy cuenta, pero lo sé      tendría que ponerme a lavar ropa ahora     él nunca lo hace    dónde estará ahora  

4 comentarios:

Atilio Rubino dijo...

Me encantó. Lo leí dos veces. La segunda vez no lo entendí.

manuelísima dijo...

Es que uno, cuando lo lee por segunda vez es como que no alcanza a comprender todo. La tercera lectura es imposible, parece ruso.
abrazo

Paz dijo...

Te lo dije hoy en la media doce y te lo repito, sos muy inspiradora. Creo que la simpleza es lo más difícil de alcanzar, creo en el poder de las cosas simples, cotidianas. No quiero sonar fanática, lo detesto.. pero hubo unos minutos en que leías y sentía la música de esas palabras.
Te voy a seguir leyendo y muchas gracias por haber ido hoy a mi colegio.
Un abrazo!

manuelísima dijo...

Muchas gracias! Por el halago y sobre todo por el silencio con que hoy escuchaban. A veces uno se siente solita frente a la compu escribiendo. Que pasen por acá y cuenten que les pasa al leer también es inspirador. Dan muchas ganas de escribir más y más. Muchas gracias a vos, Paz. Nos vemos por acá.